Juego Limpio

1. El juego limpio en España: Orígenes

Los premios ‘Juego Limpio’, tal y como actualmente se vienen llevando a cabo cada temporada, tienen su punto de origen a partir de la Junta Directiva de la Real Federación Española de Fútbol de fecha 30 de octubre de 1998, en la que se dio cuenta de los mismos:

“La Real Federación Española de Fútbol (RFEF), en colaboración con el Consejo Superior de Deportes, tiene la intención de premiar al término de la presente temporada a aquellos clubes que se distingan por su Juego Limpio y su espíritu deportivo. Para ello, la RFEF establecerá y difundirá una clasificación de Juego Limpio, en la que se tendrán en cuenta todos los partidos del Campeonato Nacional de Liga, en cada una de las categorías de Primera, Segunda y Segunda B”.

Tras un apartado en el que se recogían los criterios de puntuación, se establecía la concesión del premio ‘Juego Limpio’ para cada una de las categorías mencionadas en los siguientes términos:

“Serán ganadores del premio Juego Limpio de la temporada 98-99 los clubes que al finalizar la competición de Liga tengan menos puntos en la clasificación, contabilizándose estos a partir de la primera jornada de la segunda vuelta (se está haciendo el cómputo desde el comienzo de la temporada, pero a título experimental y de perfeccionamiento del sistema)”.

A partir de la temporada siguiente, la puntuación para la concesión de los premios ‘Juego Limpio’ se contabilizó desde la primera jornada del Campeonato Nacional de Liga.

2. El juego limpio en España: Criterios de puntuación

El sistema de puntuación para otorgar los premios ‘Juego Limpio’ fue fijado en el texto entregado en la mencionada Junta Directiva de 30-10-1998, y posteriormente ampliado mediante la Circular número 2 de la temporada 2000-2001:

“El método de evaluación para establecer la clasificación del Juego Limpio se llevará a cabo una vez contabilizadas las amonestaciones decretadas por el árbitro en cada uno de los partidos. Esta puntuación se efectuará de la siguiente manera:

- tarjeta amarilla: 1 punto.
- doble amarilla/expulsión: 2 puntos.
- tarjeta roja directa: 3 puntos (si el Comité de Competición dictamina una sanción mayor de tres partidos, se aplicará una puntuación igual a la sanción).

Además, también se contabilizarán las sanciones del Comité de Competición -el Juez Único en el caso de la Segunda B-, a entrenadores, directivos o cualquier persona relacionada con el club, al margen de las propiamente derivadas de las decisiones arbitrales. Cada partido de suspensión-inhabilitación impuesto a estos será penalizado con 5 puntos.

También serán tenidos en consideración el comportamiento de las aficiones y los incidentes de público, que puedan derivar en multas a los clubes o en cualquier otro tipo de sanciones. Tales hechos tendrán una calificación de cinco, seis y siete puntos, en función de la gravedad de los mismos (leves, graves y muy graves). La clausura de una instalación llevará aparejada una penalización de diez puntos por encuentro.

A efectos de puntuación, serán tomadas en cuenta todas las actuaciones y resoluciones de los distintos órganos de Justicia Deportiva; es decir, si el Comité de Apelación o el Comité Español de Disciplina Deportiva dictaminan la supresión de alguna tarjeta o de alguna sanción, así será también contemplado en la puntuación de la clasificación del Juego Limpio.

La RFEF dispondrá y difundirá la clasificación del Juego Limpio en cada una de las categorías de Primera, Segunda y Segunda B. Junto a esta clasificación, la RFEF destacará gestos positivos o negativos, sin que esto tenga incidencia alguna en la puntuación para establecer las clasificaciones”.

3. El juego limpio en España: El juego limpio, presente en el reglamento general

También en el texto facilitado en la Junta Directiva del 30-10-1998 se contemplaba que la clasificación de ‘Juego Limpio’ fuera “sometida a la Comisión Delegada de la RFEF, al objeto de que estudie una modificación reglamentaria en el sentido de que aquélla pueda servir para deshacer empates en la clasificación final del Campeonato de Liga”.

Dicha modificación fue aprobada y llevada a cabo, quedando recogida con la inclusión de un apartado ‘d’ en el punto 3 del artículo 296 del Capítulo IV (“De la determinación de los clubes vencedores y de la clasificación final”) del Reglamento. Este apartado ‘d’, en relación a que se produjera un empate en la clasificación entre más de dos clubes, dice:

“En última instancia -y ello referido a los Campeonatos de Liga de las Divisiones Primera, Segunda y Segunda B y, en su caso, a cualesquiera otros supuestos que la RFEF determine-, si el eventual empate no se resolviese por las reglas que anteceden, se decidirá a favor del club mejor clasificado con arreglo a los baremos del ‘Juego Limpio’, que se especifiquen por la Junta Directiva RFEF al inicio de cada temporada, publicándolos mediante Circular”.

4. El juego limpio en España: El juego limpio como camino hacia la UEFA.

De acuerdo con la circular número 81 de 17 de diciembre de 1997 de UEFA, tres asociaciones son premiadas con una plaza adicional en la Copa de la UEFA según la clasificación de ‘Fair-Play’ que realiza el organismo europeo del fútbol. Esas tres plazas son adjudicadas de la siguiente manera: una a la asociación que finaliza en el primer lugar de la clasificación de ‘Fair-Play’ de UEFA, y dos plazas son sorteadas entre aquellas asociaciones cuyo coeficiente es como mínimo de 8.00 puntos en el baremo de UEFA.

Estas plazas adicionales para jugar la Copa de la UEFA son otorgadas a los ganadores de las competiciones de ‘Juego Limpio’ de cada asociación. En el caso de que el primer clasificado en la competición nacional de ‘Juego Limpio’ ya hubiera conseguido un puesto para disputar una competición europea, el derecho a la posibilidad de obtener la participación en la Copa de la UEFA recae en el segundo clasificado del ‘Juego Limpio’, y así sucesivamente por orden de clasificación.

Al término de la temporada 1999-2000, España entró en el sorteo de las dos plazas para la Copa de la UEFA al tener una puntuación de 8.089 en el baremo de UEFA. El Rayo Vallecano de Madrid SAD fue inscrito como el representante español en dicho sorteo, en calidad de ganador del premio ‘Juego Limpio’ de nuestro Campeonato Nacional de Liga. El sorteo se llevó a cabo el 8 de junio de 2000 en Bruselas y, junto al Rayo Vallecano, entraron en liza los equipos representantes de las asociaciones de la República de Irlanda, Finlandia, Ucrania, Dinamarca, Escocia, Inglaterra, Rusia, Bélgica, Islandia, Gales, Noruega, Suiza y Alemania. En total, 14 clubes. El Rayo Vallecano resultó agraciado con una de las dos plazas sorteadas y el equipo madrileño, por primera vez en su historia, participó en la temporada siguiente en la Copa de la UEFA.

En la temporada 2001-2002 España, con una puntuación de 8.000 en el baremo de UEFA, también optó a una de las dos plazas sorteadas gracias a la clasificación del ‘Fair-Play’. En esta ocasión el club inscrito fue la Real Sociedad de Fútbol SAD, como segundo clasificado en nuestro ranking del ‘Juego Limpio’ tras el R.C. Deportivo de La Coruña SAD, equipo ya clasificado para participar en la Liga de Campeones. Los representantes de 17 asociaciones tomaron parte del sorteo efectuado en Basilea el 28 de Mayo de 2002. Además de la Real Sociedad, que no resultó premiada, entraron en suerte los equipos de Suecia, Finlandia, Islandia, Inglaterra, Dinamarca, Alemania, Estonia, Rusia, Bélgica, Francia, Israel, Gales, Hungría, República Checa, Suiza y Yugoslavia. 

5. El juego limpio en España: Difusión del juego limpio.

La clasificación del ‘Juego Limpio’ se difunde semanalmente a través del Boletín de Actividades de la Real Federación Española de Fútbol, también en la revista ‘Fútbol’ que edita la RFEF, y se incluye en las reuniones de Junta Directiva que celebra la Federación mensualmente. Las clasificaciones definitivas del ‘Juego Limpio’ también quedan recogidas en la Memoria anual que se elabora cada temporada.

La entrega de los trofeos acreditativos a los ganadores de los premios ‘Juego Limpio’, así como el Trofeo Zaballa, tiene lugar en el marco de la Asamblea General de la Real Federación Española de Fútbol, que se celebra al término de cada temporada.

Como acciones específicas encaminadas a la promoción del ‘Juego Limpio’, es norma que en cada partido que las selecciones españolas celebran en nuestro país, así como en la final de Copa, un grupo de niños salgan al terreno de juego en los prolegómenos del encuentro portando una enseña con el emblema del ‘Juego Limpio’. Asimismo, también es norma que la bandera del ‘Juego Limpio’ ondee en el estadio donde tienen lugar dichos partidos.

6. Premios Fair Play en España: El trofeo Zaballa

Asimismo, también desde la temporada 1998-1999 en la que fue sometido a la aprobación de la Junta Directiva, se instauró la concesión de otro galardón relacionado con el ‘Juego Limpio’ y que recibió la denominación de ‘Trofeo Zaballa’.

“Además de los premios citados, la RFEF concederá un trofeo al más bello gesto de la temporada, pudiendo optar al mismo cualquier persona o institución que contribuya al Juego Limpio, independientemente de que sea o no aforada a la RFEF.

Este premio recibe la denominación de ‘Trofeo Zaballa’, en recuerdo al jugador Pedro Zaballa y al gesto que tuvo en un partido de Liga jugado en el estadio Santiago Bernabéu. Zaballa, en aquel encuentro defendiendo los colores del Sabadell, lanzó el balón fuera cuando tenía la posibilidad de marcar gol a puerta vacía, debido a que Junquera, guardameta del Real Madrid, se encontraba lesionado fuera del área".